5 consejos de limpieza de primavera para aliviar las alergias

 In Jocordan

Una vez que el polen empieza a florecer, los alérgicos pueden empezar a experimentar estornudos, picores y otros síntomas de alergia. Más adelante a medida que avanza la primavera, el polen de la hierba empezará a aparecer causando aún más sufrimiento.

5 consejos de limpieza de primavera para aliviar las alergias

5 consejos de limpieza de primavera para aliviar las alergias

Los signos comunes de las alergias primaverales son

  • Estornudos
  • Goteo o congestión nasal
  • Ojos rojos, con picor o llorosos
  • Sibilancias, tos, opresión en el pecho y dificultad para respirar
  • Picor

Tanto si eres alérgico a la hierba y al polen de los árboles como a los alérgenos de interior, como el polvo y la caspa de las mascotas, la primavera es un buen momento para realizar una limpieza general.  Si tus alergias han comenzado a actuar aquí hay cinco consejos de limpieza de primavera para ayudar a reducir los alérgenos en tu casa para aliviar tus síntomas de alergia:

  1. Reemplaza regularmente los filtros de su sistema de calefacción y aire acondicionado

Una vez suben las temperaturas en el exterior, es posible que tengas la tentación de abrir las ventanas y dejar que entre el aire fresco. Sin embargo, para los alérgicos, lo mejor es mantenerlas cerradas para que no entre el polen. Esto significa que puedes necesitar encender el aire acondicionado. Tu sistema de climatización puede filtrar los alérgenos (polvo y caspa de animales) que se encuentran en los conductos de aire a través de su filtro. A la hora de elegir un filtro, te recomendamos que utilices un filtro de alta eficiencia para reducir el número de alérgenos en tu hogar. Te sugerimos que cambie el filtro de aire de tu casa cada 90 días aproximadamente; una forma fácil de recordarlo es empezar a cambiarlo con el cambio de estación.

  1. Cambia las fundas de las almohadas y las sábanas

Lavar y cambiar la ropa de cama es otra forma de aliviar los síntomas de la alergia. A lo largo del día puede acumularse polen y otros alérgenos en la ropa y el pelo, y al sentarse en la cama o mientras duerme éstos pueden transferirse a la ropa de cama. Puedes eliminar el polen y los ácaros del polvo lavando las sábanas con agua caliente una vez a la semana.

Si los ácaros del polvo son una alergia especialmente problemática para ti, considera la posibilidad de revestir tu colchón, somieres y almohadas con fundas antialérgicas. Las fundas pueden ayudar a controlar y minimizar los alérgenos con los que entra en contacto mientras duerme.

  1. Aspirar las alfombras y quitar el polvo para minimizar los alérgenos

Las alfombras pueden retener los alérgenos, por lo que a menudo recomendamos evitar las alfombras de pared a pared. Sin embargo, en muchos casos esto no es factible, por lo que recomendamos pasar la aspiradora semanalmente para ayudar a reducir los ácaros del polvo y la caspa de las mascotas atrapados en la alfombra.

A continuación, limpia las estanterías y otras zonas de tu casa que acumulan polvo, puedes utilizar un paño de microfibra o electrostático que retenga el polvo. Al limpiar, puede ser beneficioso utilizar una mascarilla N95 para evitar inhalar el polvo o los alérgenos que se levanten.

  1. Evita las alergias a perros, gatos y otras mascotas

Durante el invierno, es posible que tus mascotas pasen más tiempo de lo habitual dentro de casa. Bañar a tu perro o incluso a tus gatos puede ayudar a reducir la cantidad de caspa que dejan, los alérgenos de las mascotas se encuentran en la saliva y la caspa de gatos y perros. También es un error común pensar que algunas razas no producen alergias. También puede ser útil lavarse las manos con agua y jabón después de acariciar al perro o al gato para evitar que los síntomas se agudicen. Se recomienda mantener a las mascotas fuera de los dormitorios para reducir los alérgenos donde se duerme.

  1. Mantener los niveles de humedad por debajo del 50%

El invierno puede hacer que el aire de tu casa sea seco, por lo que muchos utilizan humidificadores para devolver la humedad al aire. Controla el nivel de humedad de tu casa y mantén los niveles por debajo del 50% para evitar que pueda aparecer moho y puede ayudar a reducir los ácaros del polvo. Puedes utilizar un simple medidor de humedad para controlar los niveles y utilizar un deshumidificador si es necesario. También recuerda utilizar un ventilador para eliminar la humedad en los baños y la cocina.

4.9/5 - (18 votos)

Dejar un comentario

4.9/5 - (18 votos)
Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver cualquier duda que tengas

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

    Aviso de cookies
    Call Now Button